Implantes para Ellos.

Publicado: 28 octubre, 2012 en Ciencia

Cada día más hombres están dispuestos a someterse a alguna cirugía estética como consencuencia de la importancia que la sociedad actual otorga a la apariencia.

Armados de ese pensamiento los hombres se acercan a los cirujanos plásticos.

¿Qué buscan? Corregir su papada, su nariz o su contorno corporal, informa el cirujano plástico Jairo Ulerio Vargas.

Otras alternativas, aunque menos demandadas, incluyen los implantes.

La cirugía plástica pone a disposición del hombre implantes faciales y corporales.

Los primeros se colocan en la zona malar (pómulos o mejillas) y el mentón; los segundos, en pectorales y pantorrillas.

Por lo general, de acuerdo con Ulerio Vargas, el hombre que solicita implantes malares ha pasado por la consulta odontológica a fin de corregir la que entiende es una dentadura protuberante, pero luego se da cuenta de que el problema no son sus dientes, sino la falta de volumen facial. “Como el diente protruye mucho -explica-, el paciente va al odontólogo a que le pongan brackets y al final dice: ‘Los dientes están mejor, pero ahí (los pómulos) se me ve vacío”.

En el área malar puede usarse un implante de medpor (un tipo de polietileno poroso) o de silicona. Los poros del implante de medpor permiten que éste se adhiera al hueso, sin embargo, es necesario fijarlo al periostio que recubre el hueso o usar tornillos.

El medpor se emplea además en el mentón para mejorar el perfil y dar una apariencia más varonil.

“La cara no debe tener un perfil recto completamente, pero tampoco cóncavo”, explica Ulerio Vargas.

Los implantes pectorales están hechos de gel de silicona altamente cohesivo.

Ulerio Vargas informa que esta intervención la solicitan hombres que van al gimnasio y desarrollan otras zonas del cuerpo pero no los pectorales.

Según el médico, los implantes pectorales se colocan con frecuencia en zonas costeras donde es común usar ropa ligera o de playa.

 PARA MEJORAR LAS PIERNAS
Los implantes de pantorrilla, fabricados en gel de silicona, tienen un fin tanto estético como reconstructivo.

Se aplican en pacientes con traumatismos o secuelas de enfermedades (personas que sufren polio y quedan con una pierna más delgada o que sufren alguna deformidad producto de un trauma) y en pacientes asintomáticos que desean mejorar el volumen de sus miembros inferiores.

“Aquí sí influye un poquito más la vanidad del paciente”, admite el cirujano plástico Jairo Ulerio Vargas, porque el hombre podría ocultar unas pantorrillas muy delgadas simplemente usando pantalón largo.

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s