Acqua alta, economía baja

Publicado: 12 noviembre, 2012 en Economia, News at day, Noticias

La lluvia ha desbordado los canales de Venecia. | Efe

La lluvia ha desbordado los canales de Venecia.

  • El cambio climático es una realidad a la que debemos adaptarnos
  • La factura que generará con el paso del tiempo no será barata

Vivimos una era de mareas altas. Literalmente. El acqua alta ha vuelto a inundar Venecia. Es un fenómeno cada día más común por la combinación de unos niveles del Mediterráneo más altos y de un terreno que progresivamente se va hundiendo. Más seria ha sido el acqua alta que ha afectado New Jersey, Nueva York y Connecticut, con motivo de la llegada de la tormenta tropical ‘Sandy’. Solo por poner un ejemplo, en la ciudad de Nueva York fueron evacuadas antes de que el fenómeno meteorológico llegara más personas que en toda Nueva Orleáns con Katrina.

Muchos culpan de Sandy al cambio climático, aunque no parece que haya ninguna evidencia de ello. No es ésta la primera vez que un huracán afecta a Nueva York. Y, aunque parezca lo contrario, estamos en una época en la que hay pocos huracanes.

¿Cómo es posible, entonces, que las noticias nos hablen constantemente de tormentas devastadoras?

Porque hay menos, pero las notamos más. Antes, un fenómeno natural pasaba fácilmente desapercibido. Por ejemplo, el mayor terremoto de la Historia de EEUU tuvo lugar en el siglo XVIII en lo que hoy es un pueblo llamado, precisamente, Madrid, en el estado de Missouri (y en el cual el autor de estas líneas fue objeto de un ataque despiadado de avispas, que parecían haber tomado al asalto la localidad).

Pero en aquella época nadie vivía allí, así que el seísmo no se notó. Ahora, por ejemplo, estamos descubriendo que los maremotos son más comunes de lo que pensábamos. Échele la culpa a la globalización. Que, encima, ha agravado la interdependencia económica. Las riadas en Tailandia obligaron este año ha cerrar temporalmente 800 fabricas en ese pais, lo que a su vez se tradujo en una subida del precio de los discos duros de los ordenadores del 250%, según el Adaptation Institute, una organización que se dedica a buscar soluciones no al cambio climático, sino a sus consecuencias

Hay otro factor: cada vez más gente vive a orillas de mar… Y el nivel del mar está subiendo en torno a 3 milímetros anuales. Eso se debe tanto a que el hielo de los polos se está fundiendo como a que el mar se calienta y, cuanto más caliente está el agua, más volumen ocupa. Tres milímetros anuales es poco. Pero en 100 años son 30 centímetros. A medida que el hielo polar se funde, el proceso se acelera. Según los modelos que manejan los expertos, el nivel del mar podría subir en promedio un metro en el siglo XXI. Más de 600 millones de personas(el 8,5% de la población mundial) viven en zonas susceptibles de verse afectadas.

Combatir esa situación no va a ser fácil. Por un lado, aunque ahora mismo dejáramos de emitir gases que provocan el efecto invernadero, el mar seguiría subiendo hasta al menos el siglo XXII. Una opción que ya se está usando en el Delta del Mississippi, en Maryland y en Virginia, y en San Francisco, en EEUU, es <b. Pero eso lleva décadas y no es suficiente. Además, el ritmo de destrucción de esos ecosistemas en el mundo en desarrollo es mucho más rápido que su creación en los países ricos.

La solución más probable a corto plazo son las obras faraónicas. Venecia tendrá en dos años un sistema de compuertas que va a tener una factura de 5.000 millones de euros, para protegerla del acqua alta. Londres cuenta desde 1982 con la Barrera del Támesis, que ha sido empleada ya 119 veces para evitar la inundación de la capital británica. YHolanda planea un refuerzo de sus diques por 9.000 millones de aquí a 2040. Son cifras mareantes. Proteger el puerto de New Jersey, que es el segundo mayor de EEUU, tras el de Los Ángeles, de fenómenos como Sandy costaría más de 20.000 millones de euros.

Esas cifras son abrumadoras, pero el coste de estos fenómenos también lo es. Sandy podría haber provocado pérdidas de entre 15.000 y 35.000 millones de euros. Pero el precio total es mayor. Los laboratorios de la Universidad de Nueva York se han inundado y en ellos se han ahogado cientos de ratas que estaban siendo empleadas en estudios sobre el cáncer, el Alzheimer y las dolencias cardiacas. Esos centros de estudios han quedado arrasados y con ellos, además, se han perdido muestras de laboratorio y tejidos.

Sin embargo, el mundo en desarrollo no puede permitirse esas inversiones. El resultado es que países como Bangladesh o Maldivas afrontan, lisa y llanamente, su desaparición. Eso, a su vez, es un problema político. Por no hablar de la posibilidad de que el cambio climático causado por España dañe La Barceloneta, en cuyo caso el agravio sería de proporciones cósmicas.

Bromas aparte, éste es un problema de muy difícil solución. Y con una factura carísima.

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s