Todo el dia matando tontos y siempre queda alguno

Publicado: 25 abril, 2013 en Humor

Al aproximarse a la recepción de un hotel, un hombre le llama
la atención un ruido y al darse la vuelta, le da sin querer con el codo,
al seno de una hermosa mujer que pasaba en esos momentos.

Apenado y sin saber qué hacer, le dice:

– Mil disculpas, señorita. Si su corazón es tan suave como su seno, tengo la seguridad de que me sabrá perdonar.

La mujer le responde:

– Está perdonado, caballero y deseo manifestarle, que si su pene es tan duro como su codo, mi habitación es la 221…

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s